Para atender sus proyectos llámanos o escribanos al WhatsApp

+56 9 82135583

Sara va de lunes a viernes a la fundación Excepcionales para una terapia que es exigente. Su rutina parte muy temprano e incluye horas de kinesiólogo, de fonoaudiólogo, de taller grupal y de terapia ocupacional. “No hay nada que sea imposible; si se trabaja, logran todo. Hay cosas que la Sara obviamente se demora un montón en hacerlas, pero las hace igual”, dice Victoria. “Los niños sin este síndrome aprenden casi por instinto, pero a Sara hay que guiarla y enseñarle paso a paso. Para poder sentarse sola, el kinesiólogo debió mostrarle cada posición del cuerpo para llegar a estar sentada”.

Espero que todo este esfuerzo le permita en el futuro hacer lo que ella quiera. Eso me haría feliz. Que sea libre de elegir, que si quiere estudiar que lo haga, si quiere dedicarse a pintar que pinte, si se pone a pololear y se quiere casar que lo haga. Si quiere vivir sola, siempre y cuando tenga las capacidades, que lo haga. Hay que entregarle todas las herramientas, que los límites se los ponga ella no yo”, dice  Victoria Schulz, mamá de Sara.

Javiera Sánchez / Fotos: Patricio Fuentes, El mundo de Sara
http://www.latercera.com/tendencias/noticia/el-mundo-de-sara/188796/